Aprovechando la llegada del buen tiempo debemos poner a punto nuestros jardines y terrazas. Tener un entorno apacible de un color agradable y bien acabado, hará de nuestras estancias en el exterior de nuestro hogar una autentica experiencia de paz y relax. Es muy importante que el diseño se adecue a la perfección al material que vamos a utilizar; en nuestro caso es el acero.

El acero en una primera toma de contacto nos puede parecer un material rudo, áspero y con poca versatilidad de uso, pero nada más lejos de la realidad.

Hoy en día la innovación y los distintos procesos productivos, hacen de este material un gran aliado para procesos constructivos de todo tipo… Ya sea en forma de perfil o laminado en chapas. La imaginación de cada profesional para cada diseño dará este material una personalidad propia.

Si en nuestro hogar disponemos de una zona exterior y queremos decorar o redecorar el entorno, una forma adecuada podría ser una panelación del vallado existente, con un diseño que se adecue a nuestras necesidades estéticas y prácticas.

fabriccion

Partimos de la base que nuestro jardín o terraza ya dispone de un vallado. Si nuestra vivienda tiene más de 5 años será muy raro que el vallado del jardín tenga un diseño medianamente bonito y unos tratamientos adecuados para el material. Por lo general, de un tiempo a esta parte y provenientes del boom inmobiliario la cerrajería (vallados, barandillas, puertas y demás elementos de acero en la construcción civil) de las viviendas lleven el tratamiento más básico que puede llevar el acero: una mano de imprimación para prevenir el óxido y una mano de esmalte de algún color. ¿Qué ocurre?… que con el paso del tiempo el material empieza a presentar zonas de corrosión y pérdida de pintura. Si queremos sustituir el vallado de nuestro jardín uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta será, el mantenimiento del mismo y su durabilidad.

barandilla_de_acero

Es fundamental un planteamiento inicial del proyecto con los siguientes aspectos a tener en cuenta: la humedad de la zona, la salinidad (muy importante), la exposición al sol y los cambios bruscos de temperatura. Estos factores determinarán las directrices principales de nuestro proyecto. Así una vez establecidos estos aspectos determinaremos los acabados de los materiales a utilizar en nuestro proyecto.

Comenzaremos por la elección del espesor del material que vendrá determinado por el tratamiento final que le queramos dar:

  • galvanizado + lacado con pintura epoxi al horno
  • cincado + lacado epoxi al horno

Si vivimos en una zona con un clima muy húmedo o unos elevados índices de salinidad en el ambiente, deberemos optar por el galvanizado. Para ello debemos seleccionar un espesor de material superior al que usaríamos en caso de cincar el material.

El galvanizado, al tratarse de un proceso de inmersión a alta temperatura podría deformar la pieza ya que se expone a una muy elevada temperatura. Por ello usaremos una perfilería de mínimo 2 mm de espesor. Si además a la pieza a galvanizar van unidas mediante soldaduras otras piezas, en la medida de lo posible, deberemos utilizar el mismo espesor para todas ellas. Con esto nos aseguramos que cuando la pieza se enfríe, lo haga uniformemente.
Para climas más secos podemos optar por la opción del cincado, algo más económica y que maltrata menos el material. Con esta opción podremos tener espesores variables de material en la misma pieza. Y podríamos usar espesores en perfiles y chapas de 1 y 1,5 mm sin temor a que se deformasen por causa del tratamiento.

Estos tratamientos base, aunque ocultos, son imprescindibles si queremos que nuestro entorno no requiera un mantenimiento anual. El lacado además de darnos un acabado uniforme y duro, nos proporcionará ese color tan deseado para nuestro entorno. También protege de la oxidación, pero por si sólo no es suficiente.

chapa_perforada

Mi humilde consejo hacia los cliente, siempre es el mismo. Si no queremos que nuestra terraza, jardín o barandilla parezca una chatarra en menos de 2 años, hay que tratarlo correctamente. Nos evitaremos futuros mantenimientos y una mayor durabilidad del material, así como una garantía por parte de la empresa instaladora. Lógicamente esto siempre conlleva un gasto económico inicial, pero nos curamos en salud para futuros gastos.

Si quieres preguntarnos cualquier duda técnica sobre tratamientos superficiales, instalación o mantenimiento de elementos exteriores, no dudes en escribirnos a hola@royitostudio.com o dejarnos un comentario más abajo!

Posted by:David Roy